Palco VIP Bernabeu. Cortesía @bwin_ES & @todoapuestas

No me cansaré de agradecer a ambas entidades que me permitieran disfrutar ya no de un partido en el Bernabéu si no de las condiciones en que se ha podido disfrutar.

Comenzaba la andadura, el partido era a las 17.00 h. y las entradas se podían recoger en un hotel cercano al estadio a partir de las 15.30 h. Eran poco más de las 16.00 h. y el Santiago Bernabéu quedaba a mi derecha mientras preguntaba a un Policía Nacional donde quedaba dicho hotel. A escasos metros entrabamos en el hotel para recoger las entradas, una chica muy maja (como todas las azafatas de Bwin que nos atendieron) nos las entregó, explicándonos como se entraba, además de obsequiarnos con una baraja de cartas de póker, un detalle más entre otros muchos.

Dentro del estadio accedíamos por un ascensor y un pasillo largo a lo que iba a ser nuestra sala VIP en la que, una de las azafatas nos pedía los abrigos para colgarlos en unas perchas a la vez que nos comenzaban a servir la bebida que quisiéramos. Las vistas eran inmejorables  primer anfiteatro en uno de los laterales o esquinas del estadio más cercano al fondo Sur (único sector del estadio que anima) pero con una visión de todo el campo espléndida sin dificultad para diferenciar jugadores.

La comida iba y venía cada poco, para terminar de llenar un buche que estaba recién comido pero que no hacía ascos a unas bandejas llenas de delicatessen.
Primero nos pasaron unos crepes cuando apenas eramos cuatro en la sala, no podía rechazarlos y entraron como si nada, a partir de ahí todo tipo de comida, croquetas, jamón, pollo, tomate, canapés… A todo esto el partido estaba en curso, sin mucho que explicar ya que todos lo habréis visto aunque sea en resúmenes y si no mañana en todas las cadenas seguirán con la polémica creada entre Casillas, Mou y demás. Yo captaba como encajaba Casillas el primer gol tras la expulsión de Adán y es que salía con la difícil tarea de parar un penalti, la fortuna no le acompañó y la Real Sociedad igualaba el partido tras un gol inicial del Madrid a escasos minutos. Dos aficionados donostiarras que estaban con nosotros en la sala disfrutaban de lo ocurrido, todo de muy buen rollo.

En el descanso salíamos a una sala común a todos los palcos Vip en la que la comida era la tónica principal, azafatas y azafatos paseando bandejas con canapés de todo tipo, una fuente de chocolate que era la delicia de muchas personas, incluida mi acompañante (mía precisamente no) y, allí estaba como uno más el joven delantero blanco Álvaro Morata con el cual me hice una foto (no subo porque me pilló comiendo y mi cara es todo un poema). Muy simpático el joven delantero que rápidamente accedió a hacerse la foto e incluso a preguntar que que tal estaba, ¿se confundiría con algún conocido? jaja.

A la vuelta a la sala para seguir presenciando el partido, venían canapés a modo postre, con fruta y galleta, muy ricos también mientras que seguía cada uno bebiendo y tomando lo que desearan (los mojitos tenían una pinta estupenda). Al finalizar el partido de nuevo nos obsequiaron con una tableta de chocolate del Real Madrid y un caramelo (no el típico caramelo, un caramelo bastante grande no sabría como explicarlo).

Poco más que contar, una experiencia que seguro no olvidaré jamás y que, ojalá pueda volver a repetir algún día porque el trato ha sido inmejorable, un 10 para Bwin, todoapuestas y todos los que hacen posibles este tipo de actos y reuniones.  Por último y aunque tengo algunas más, la culpable de que pudiéramos entrar en aquel mágico lugar que, no sólo era el Santiago Bernabéu, si no un pequeño resquicio denominado Vip dónde todo ha sido de trato insuperable.

Artículos Relacionados


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.